Listo para todo

“Si algo malo puede pasar, pasará” Murphy a veces es infalible, y que esto suceda en pleno viaje no es nada agradable, y si viaja en familia con niños, fatal. Esto no quiere decir que ya perdió la pelea, hay diferentes formas de solventar algunos inconvenientes que podrían presentarse sin aviso.

Qué hacer cuando las cosas nos salen mal

Un día malo lo tiene cualquiera, pero cuando se está de viaje y las cosas comienzan a salir mal, uno siente que Dios abrió el cielo y nos dijo “Manolo te odio”, y eso no es así. Primero que todo mantenga la calma y piense que para casi todo hay al menos una solución, solo que no siempre la vemos, por eso le ofrecemos algunos tips que podrían serle de ayuda en esos días pesados:

Rodar con un neumático pinchado: si no tiene rueda de repuesto o al menos el kit de reparación, puede probar con algo que no será la solución definitiva, pero le podría dejar llegar a la estación de servicio o taller más cercano. Con la ayuda del gato suba el vehículo y busque cuál es el problema, si se trata de un agujero clávele un tornillo o un clavo pero que cope por completo el espacio para que impida que al aire siga saliendo.

Cambiar un neumático sin tener gato: debe aflojar los tornillos con cuidado de no hacerlo por completo, para que la rueda no se salga en el siguiente paso. Busque una zanja para elevar el vehículo pero que la rueda pinchada quede en el aire, asegure bien el coche y termine de soltar los tornillos que aflojó. Saque totalmente el neumático y sustitúyalo por el de repuesto.

Parabrisas agrietado: es algo poco usual pero puede ocurrir, por ejemplo cuando un vehículo delante de nosotros pisa una piedra y sale despedida hacia atrás. Es posible detener grietas colocándole varias capas de esmalte para uñas en los extremos. Quizás no se verá muy bien pero es útil mientras llega a su lugar de destino o a un taller, preferiblemente.

Cerradura congelada: puede que no sea la época para estos problemas, pero quizás si en donde esté de vacaciones, que se congele la cerradura y no pueda abrirla. No es mayor problema, solo necesitará un encendedor, caliente la llave con él e intente introducirla de nuevo lentamente, de a poco esta se irá descongelando hasta dejar que la llave entre completamente.

Otra gran solución es dejar que otros conduzcan por nosotros solicitando un servicio de taxi a donde sea que nos dirijamos. Esto es fácilmente posible contratando una de estas empresas por Internet, así tendríamos miles de opciones en la palma de la mano. Visite http://www.telefonosdetaxis.es/ y podrá acceder a ellos dentro de todo el territorio español.