La caja reductora como gran aliada de los todoterrenos

La reductora es un componente de gran utilidad para esas situaciones en las que el 4×4 requiere de fuerza extra; dicho elemento también es conocido como transfer. Cada vez son más los vehículos que suplen este equipo con funciones electrónicas; probablemente se hace como medida para reducir el peso y tamaño de los todoterrenos (TT), además del coste. Sin embargo, hasta el momento no se ha logrado reemplazar por completo.

La caja reductora se encarga de reducir la velocidad transmitida a las ruedas, haciendo uso de engranajes de desmultiplicación y a su vez lograr que reciban más fuerza. Esto es lo que facilita la conducción en superficies en las cuales no se tiene buena adherencia, en pendientes demasiado empinadas o con obstáculos difíciles de sortear.

Debido a que para circular por este tipo de terrenos se precisa hacerlo a baja velocidad, la reductora ofrece el par motor suficiente para que el TT pueda rodar. Por lo general, la pieza en cuestión se encuentra a la salida de la caja de cambios; es como una segunda caja de marchas, ya que recibe la energía del motor. Ella incrementa la fuerza que se ejerce en el eje de salida y la transfiere a las ruedas gracias a la transmisión sucesiva de engranajes.

Uso de la caja reductora

La caja reductora no varía la potencia, no obstante, hace posible el aumento del torque (que es la fuerza que se pasa a los neumáticos). En vehículos de modelos antiguos hay que activarla de forma manual directamente en la ruedas; en cambio, hay otros en los que basta con seleccionar el dial 4L. Con esta acción multiplicará la fuerza de los cambios de la marcha que posea el 4WD (Four Wheel Drive, lo que permite elegir el bloqueo de 1 o 2 ejes a voluntad), en comparación a su estado previo.

En un 4WD, la 2H de la reductora está diseñada para pasar la tracción de 4 a 2 ruedas motrices; mientras que la 4H es lo inverso, es decir, cambia la tracción de 2 a las 4 ruedas. Recuerde que la caja de cambio no altera las marchas de la reductora, solo afectan la velocidad del vehículo, la cual se reparte por igual entre los neumáticos.

Si siente que la reductora no funciona como es debido acuda a un taller para su revisión. En ocasiones las fallas que parecen ser de ella, en realidad resultan de alguna deficiencia de la máquina. No se alarme, cada vez son más los usuarios que se deciden por motores usados con garantia; así que, en caso de que deba sustituir el de su coche, investigue dicha alternativa.