Ahorra cosiendo detalles para casa

Coser cosas para casa ahorrará mucho dinero respecto a comprarlas. Y además permite personalizar al máximo los detalles. Para empezar, necesitarás una máquina de coser sencilla, tijeras, agujas, hilos y tiza para pintar la tela.

Con todo eso, solo te queda ir a un establecimiento de telas, como Tejidos Paredes, y escoger los materiales que más te gusten para el trabajo que quieres llevar a cabo. Aquí te proponemos dos trabajos bastante sencillos y que te ahorrarán mucho dinero.

Cojines muy útiles

Los cojines son uno  de los trabajos para casa más sencillos y que más rápido se llevan a cabo. Por eso resultan muy satisfactorios para los que están comenzando, ya que con muy poco esfuerzo consiguen ver un trabajo acabado y bonito.

Realizar un cojín es sumamente fácil, solo tienes que cortar un trozo de tela un poco más grande del doble del cojín. Por ejemplo, si quieres hacer un cojín de 50 X 50 cm tendrás que cortar una tela de 100 x 50 y añadir los márgenes para el dobladillo.

Así, una vez cortada solo tienes que doblarla a la mitad y uno de los bordes del cojín ya estará unido. El montaje del cojín se realiza por el revés, cosiéndolo así para que no se vean las costuras por el derecho.

Se deja un lado sin coser porque por ahí se meterá y se quitará el relleno. La opción más fácil es rematarlo bien y poner velcro o unos botones con ojales.

Cortinas simples

Las cortinas pueden parecer trabajosas por su gran tamaño, pero lo cierto es que si se trata de cortinas simples no tienen por qué ser complicado en absoluto. En definitiva, se trata de una tela que se mide largo y ancho, se corta dejando un margen para los bordes y se cosen los dobladillos.

Hay que tener la precaución de coserlos muy derechos, pero para eso se mide, se pinta en la tela y se realizan los hilvanes previos. Luego solo es meterla en la máquina y coser todo seguido sin más complicaciones.

Los ojales de las cortinas se colocan con una máquina especial para ello. Si solo va a coser un par o dos de cortinas seguramente no te compense comprar el aparato, pero hay mercerías en las que colocan este tipo aros. Pregunta en tu barrio y seguro que encuentras dónde comprarlos y que te los coloquen por muy poco dinero.