5 productos imprescindibles en flexografía

La impresión mediante la técnica de flexografía requiere de toda una serie de productos para que su calidad quede garantizada. Encontrar un buen proveedor que suministre todos estos artículos, además de otros que también son importantes, es clave para que el negocio pueda funcionar con normalidad. Veamos cinco productos que se pueden considerar sin ninguna duda, imprescindibles en la flexografía.

1) El end seal:

También se conoce con el nombre de obturador lateral. Es una pieza imprescindible para los tinteros con sistema de cámara cerrada. Debe de ser de gran calidad ya que está sometido a un estrés constante y es importante que mantenga sus condiciones durante el mayor tiempo posible a fin de garantizar una buena calidad en los trabajos, sin manchas de tinta.

2) El anilox:

Tal vez sea la pieza más importante ya que es la encargada de gestionar la cantidad de tinta que se transmite al sustrato. Por tanto, tiene una relación muy directa con la calidad final del trabajo. Se fabrican en distintas medidas y de diferentes materiales dependiendo del tipo de máquina que se utilice y de la técnica de impresión o del resultado que se espera del trabajo.

3) Rasquetas:

La misión de las rasquetas es eliminar el exceso de tinta en los rodillos. Una pieza simple pero que tiene una misión crucial para poder llevar a cabo buenos trabajos. Se puede encontrar a medida o también se puede comprar en piezas largas que el cliente corta en el tamaño que se adapte a sus necesidades.

4) Limpiadores de tinta:

Una de las cosas que garantiza una vida más larga de las piezas de una máquina de flexografía es el mantenerlas en buen estado con un limpiador que sea capaz de arrastrar hasta el último rastro de tinta pero con el mínimo deterioro y la mínima corrosión para las piezas. Una buena limpieza es básica para que la máquina realice impresiones correctas sin sombras ni manchas.

5) Cinta adhesiva de doble cara:

Un material tan sencillo y tan básico en cualquier hogar como la cinta de doble cara, también tiene un uso profesional en la flexografía. Por supuesto, su tamaño y forma no es la misma que la de los rollos en casa, aunque su técnica de funcionamiento sí. Una de sus principales misiones es la de mantener el cliché en su lugar para que se puedan realizar las copias con tranquilidad.